4×27 Autobombo

Para finalizar las vacaciones de Semana Santa (las de quienes las hayan tenido), y como (casi) cada lunes, volvemos con una nueva entrega del rincón que La Libreta de Van Gaal tiene cada semana en ‘Radioestadio’ de Onda Cero. ¿Será esta la semana en la que volvamos a actualizar este blog con asiduidad? Vaya usted a saber.

Publicidad

Un pequeño gesto es una gran ayuda

Basket Lover ha confiado en La Libreta para apadrinar el proyecto del Club Sant Nicolau, que necesita financiación para comprar nuevas sillas de ruedas deportivas adaptadas al baloncesto y continuar así fomentando este deporte. A vosotros sólo os cuesta un par de clics que para ellos pueden ser 6.000 euros. Es tan fácil como entrar en la web y darles un voto. Nada más.

Podéis conocer algo más sobre los amigos de Sant Nicolau en este vídeo junto al otro padrino del proyecto, el jugador del FC Barcelona Justin Doellman. ¡Echadles una mano!

Modric y los Solfamidas

El cebo tuitero es a Internet lo que el “¡Extra, extra!” fue para la imprenta. El periodismo es una gran venta; de hecho, cada titular es un eslogan, una invitación a leer, el anzuelo engusanado que se tiende al lector. En la actual competencia feroz, con todos los medios -los nuevos y los de toda la vida- echando sus redes sobre millones de usuarios en Twitter y Facebook, el cebo puede marcar la diferencia entre el bien y el mal. Es comprensible: casi todos viven de las visitas a su web, no de regalar información en redes sociales. Pero por supuesto, a la hora de cebar no vale todo. Ignoro dónde está el límite pero sí tengo una idea sobre lo que debe quedar al otro lado: formar ideas erróneas en la cabeza del lector, desvirtuar los hechos.