La barbacoa fantasma

El pasado lunes 10 de agosto, Josep Pedrerol anunció en ‘Jugones’ (laSexta) que la renovación de Sergio Ramos quedaría sellada con un acto en el Santiago Bernabéu tres días más tarde, el jueves 13.

Sin embargo, un día antes de esa presunta cita, Manolo Lama apareció en escena para decir que el acuerdo se firmaría el lunes 17, como así sucedió.

No era cuestión de dinero, pero se arregló con dinero

Sergio Ramos

Sergio Ramos ha ampliado su contrato con el Real Madrid hasta 2020, con una mejora salarial que oscila según el medio que consultemos: 10 millones netos anuales según los convocantes y 8,5 según la delegación de gobierno. Si ha estado usted de vacaciones estas semanas y lo dejó todo cuando decían que Ramos estaba decidido a marcharse, le habrá sorprendido el desenlace. Sobre todo porque se nos había dicho que la decisión era no sólo “meditada” y “tajante”, sino “firme” e “irrevocable”, adjetivos que casan mal con el “a día de hoy” con el que tratan de cubrirse las espaldas muchos periodistas. Se nos contó que la renovación no era ya para Ramos una cuestión económica; que su relación con Florentino Pérez era irreconciliable; que el intervencionismo del presidente en asuntos deportivos sacaba de quicio al jugador, lo mismo que la figura del doctor Jesús Olmo. Todo ello se ha solucionado de un plumazo con el nuevo contrato. No era cuestión de dinero pero, curiosamente, se ha arreglado con dinero.

He aquí la cronología.

Cómo narrar un partido de fútbol

Champions Total

La retransmisión de la Supercopa de Europa en Antena 3 demostró anoche cómo se narra un partido de fútbol. La lección fue breve, eso sí, y tuvo lugar de forma improvisada, cuando comenzó a fallar el sonido que llegaba desde Tiflis. Las voces de la legión de comentaristas desplazada allí llegaban con la misma nitidez que la foto de Sergio Ramos en la última portada del ‘As’, por lo que alguien dio la orden de narrar el partido desde Madrid con un locutor de continuidad mientras los técnicos lo solucionaban. Fue así como Jorge Vicente cogió el micrófono e hizo algo tan sencillo como transmitir el partido. No debió de llegar a diez minutos, pero sin ese descanso probablemente no habríamos podido resistir la prórroga entera. Y no precisamente por los calambres.

Publicidad

Tabletas que incendian pantanos

No recuerdo un verano con menos contenido en las portadas de la prensa deportiva. ¿Cuál fue la última noticia (pero noticia DE VERDAD) que leyeron en una portada? Quizá la del pasado sábado: “Los delanteros del Barça quieren ganar el triplete”. Las portadas de ‘Marca’, ‘Mundo Deportivo’ y ‘Sport’ de hoy nos informan de que esta noche se juega la Supercopa de Europa (gracias, igual se nos pasaba) y en ‘As’ vemos a un borroso Sergio Ramos que bien pudiera ser Marty McFly pasándolo mal en el baile del encantamiento bajo el mar. A falta de noticias, redes sociales de los jugadores. Y si puede ser enseñando abdominales, mejor que mejor.

El primero esta semana fue Leo Messi, que posó así con Francesco Totti. En ‘Mundo Deportivo’ lo tuvieron claro: “La foto que encandilaría a todas las mujeres”. Sí, a mí también me chirriaba el condicional, pero coincidirán que, en este momento, ese es el menor de nuestros problemas.

Confidencial: los jugadores quieren ganar títulos

Portadas de Sport

El diario ‘Sport’ nos ha regalado este fin de semana dos importantes exclusivas. La primera, átense los machos, dice que el tridente del Barça (Messi, Neymar y Luis Suárez) quiere ganar el sextete. Un sello de ‘Confidencial’ adorna esta noticia de alcance: los tres delanteros quieren ganar tres títulos más. ¿Quién lo iba a imaginar? En próximos días, suponemos, ‘Sport’ nos irá desvelando el deseo de los porteros de la plantilla, de los defensas y de los centrocampistas. De momento ha empezado por los atacantes, que se han “conjurado” para ello… o eso decía la portada. El caso es que luego, en páginas interiores esa “conjura” no era más que una previa de la Supercopa, a cuatro días vista, sin rastro del citado pacto entre los cracks. Es decir: una página vacía vendida no ya como información sino como confidencial.