Causas perdidas

Dice Giovanella que en los últimos días ha recibido llamadas desde Bilbao: “Gurpegui y también Lamikiz”, cuenta. “Fue un detalle muy importante para mí. Gurpegui y yo estamos sufriendo, más o menos, lo mismo. Le agradezco mucho el gesto que tuvo y los ánimos que me dio, y espero que al final pueda tener la recompensa de que se demuestre su inocencia”.

Si mañana a un futbolista le detectan un poquito de sangre en la EPO, que no se preocupe: le llamarán Gurpegui y Lamikiz para consolarle. Sin la menor muestra de su inocencia.

Artículos Relacionados