Porteros y chóferes

“Siguen los rebuznos dedicados a los negros de la Liga de las Estrellas. (…) Hay que decirles a estos soplapollas que vale más la trompeta de Louis Armstrong que todos los putos goles que va a meter la selección de Luis Aragonés. Antes de jugar en el rectángulo del estadio los negros jugaron en el triángulo del algodón; los linchaban en Luisiana, los quemaban en Alabama, limpiaban las escupideras, eran porteros de hotel y chóferes de los haigas y en sus blues gritaban «Yo también soy América. Soy el hermano más oscuro». Luego les dejaron ir a la guerra y fueron héroes y más tarde demostraron que encestan mejor que los blancos en todos los sentidos”.

El Mundo > Raúl del Pozo: Estrellas negras

Artículos Relacionados