A propósito de Chantilly

Carlos Toro hoy en El Mundo:

“El Real Madrid es una colección de nombres impactantes, beneficios financieros y castillos en Francia. El Madrid real es una acumulación de apellidos publicitarios, camisetas, relojes, bolígrafos, posavasos, vajillas y castillos en el aire. Nos despista a todos y nos obliga a contradecirnos. Reclamamos el banquillo para los galácticos y luego motejamos a Luxemburgo de suicida por no alinearlos.Alabamos a Gravesen por poner disciplina en el centro del campo y luego lo despreciamos por no dar un pase a más de cinco metros.Exigimos la presencia eficaz de Owen y Solari y luego los acusamos de que no valen más que para un rato. Se nos llena la boca con Guti y luego la torcemos con el mismo desdén de antaño. Elogiamos la universal proyección mecantil del club y luego decimos que el fútbol no es eso. Y no sabemos si el entrenador es duro o blando, si tiene o no las ideas claras, o si tiene otras ideas que no sean las de su presidente.

El Real Madrid y el Madrid real nos están volviendo locos. El Madrid, uno en dos, dos en uno, es hoy una metáfora de la esquizofrenia humana y la dualidad de la Naturaleza”

Artículos Relacionados