Qué duro es ser estrella del rock

¿Se imaginan que un escritor jovencito pero afamado, declarara que jamás ha leido un libro completo? Como mucho, Mario Vargas Llosa reconoció hace poco que no había podido con El Quijote en sus años mozos.

“Me aburre ver un partido por televisión. No he visto nunca uno entero”, asegura hoy Fernando Torres en El Mundo. “A mí me gusta jugar y disfruto con los aficionados”, reconoce el chico de Pepe Jeans, “pero todo lo que hay detrás no me va. Las televisiones son las que marcan las leyes de la competición y aprietan los calendarios. Es puro negocio, poco tiene ya que ver con el deporte”. Pose de rebelde ¿Subirán las ventas de pantalones?

Si uno sigue leyendo, pronto cree localizar la verdadera raíz de esta inesperada fobia: “Cuando Albertini estuvo en el Atlético, me hacía ver cintas de partidos de la liga italiana y me explicaba el estilo”. De inmediato se imagina uno al Niño atado y amordazado por el bueno de Demetrio, con los párpados en plan Alex, el de la Naranja Mecánica, paladeando a la fuerza la seda de Gattusso o Materazzi.

La terapia dio sus frutos. Torres defiende al Calcio: “No comprendo las críticas. Aquí la gente habla mucho de espectáculo, pero lo más importante es ganar. El fútbol italiano es ganador y a mí me gusta ganar”. Torres se muestra solidario con quien padece malas críticas. A él se le atragantan. Sufre manía persecutoria, se siente maltratado y se muestra siempre a la defensiva. No había debutado en Primera y a la que venían mal dadas ya hablaba de “campañas de la prensa”. Hace un mes, cuando se estrelló frente al Real Madrid, dijo que le resbalaba lo que dijeran los periódicos, porque eso no le iba “a ayudar a mejorar”. Quizá encuentre más útil su método, el de no ver partidos en televisión.

Al fin y al cabo, tiene mejores cosas que hacer que ver fútbol: “En mis ratos libres juego a la PlayStation y salgo con mis amigos de toda la vida. También me gusta el cine. La película que más me ha gustado es La vida es bella [¡Ay, cabecita clónica!]. Si no me hubiera dedicado al fútbol, quién sabe… Quizá sería cantante de un grupo. Me gusta el rock, sobre todo el español [¿El canto del loco es rock?]. Movilizan a tanta gente como los futbolistas, pero ellos no tienen enemigos”.

Lo dicho: pobre víctima.

Artículos Relacionados

5 comentarios (por ahora) en “Qué duro es ser estrella del rock”
  1. Carlos 10 Febrero, 2005
  2. RickBlaine 12 Febrero, 2005
  3. Louis 12 Febrero, 2005
  4. Em Smith 11 Octubre, 2005
  5. Anonymous 27 Diciembre, 2005