Tenerle contento

“El propósito institucional de que «Ronaldo sea feliz» para que de vez en cuando se pegue dos carreritas y meta un par de goles tal vez esté llegando demasiado lejos. Una cosa es la comprensión y otra la obediencia a sus caprichos. ¿La boda del año? No. Al revés. A este paso el Madrid corre el riesgo de que 2005 no sea el año de la Champions, ni el de la Liga, sino el de la Boda”.

(Carlos Toro en El Mundo)

Artículos Relacionados