El único vivo

“Brazo en alto, para vergüenza de la institución, [los Ultra Sur] dedicaron epítetos varios a la mayoría de futbolistas. Todos atravesaron con la cabeza gacha, todos menos Ronaldo, que se encaró con varios radicales y el personal del aeropuerto tuvo que intervenir para que la cosa no fuera a mayores. Y es que dentro o fuera del campo, parecía Ronaldo el único vivo en un equipo muerto”. [Orfeo Suárez / El Mundo]

Artículos Relacionados