El retratito

Tras un endeble espejismo de dos meses, el Madrid vuelve a diciembre. Vuelve al renove, a Sacchi, al cerrado por derribo. A la mano de chinchón con figuras que no hay manera de casar.

Dos detalles, previos al partido de Getafe, retratan del lado malo a una plantilla que se reivindica con más ardor en la sala de prensa que en el césped.

Uno, su calentamiento light en tiempo y esfuerzo, fugaz y ligero. Es posible que lleven así años, que con medio rondo siempre les haya bastado. Ya no.

El segundo detalle asoma en la foto [ampliada aquí] que hoy publican As y Marca. Se exhiben once rostros de circunstancias, pero no por la derrota. La imagen es anterior al partido. Pura premonicion.

“En esas caras no hay ilusión ni fe”, escribe hoy Alfredo Relaño, que no se resiste a revelar su propia fotografía: “Un equipo con años, sin ambición, mal dibujado, sin alas, porque Roberto ya apenas sube y en la derecha no hay nadie. Con los mismos de siempre porque sí, sin unidad de propósito, sin solidaridad”.

Y me acuerdo de cuando Toshack contaba que, tras una derrota, el cuerpo le pedía una Revolución francesa y al final acababa poniendo a “los mismos once cabrones del domingo anterior”.

Ayer jugó Guti, ¿y qué?. Igual que otros días lo ha hecho Owen y otros Solari. ¿Y qué? El quiste del Madrid es bastante mas profundo. Y los nombres llamados a suceder a la galaxia, por cierto, no me convencen lo más mínimo.

Artículos Relacionados

3 comentarios (por ahora) en “El retratito”
  1. Hang the DJ 16 Marzo, 2005
  2. Carlos 20 Marzo, 2005
  3. Louis 20 Marzo, 2005