Muy, muy crecido

“Ronaldinho es tan grande, tanto, que sólo con estar dos horas junto a Ronaldo se ha dado cuenta de que ya no es feliz en Madrid y ha decidido darle hoy una alegría, proporcionándole, dice, alguna que otra asistencia de gol. No sé cómo se lo tomarán eso sus fans culés. Bien, hombre, bien, se trata de una obra de caridad: dar de comer al hambriento y de beber al sediento de cariño, de mimos, de goles”.

[Emilio Pérez de Rozas en Sport, perdón, en El Periódico]

Artículos Relacionados