Ponerse a servir o buscar criada

Marca asegura hoy en portada que Florentino Pérez piensa en Capello para el año próximo. Teniendo en cuenta los precedentes, suena tan raro como creible.

Cuando argumenta, Florentino se refiere a la “filosofía” del club y a sus “objetivos estratégicos”. Al pasado como nexo con el presente, y al presente mirando al futuro. Es una forma de transmitir que el Madrid vive con los pies en el suelo y la vista fija en el horizonte, por encima del día a día, que existe un proyecto grandioso. Un afán de previsión que, en cambio, nunca se ha aplicado al banquillo. Aquí no hay largo plazo, sólo improvisación y volantazos. Ni una idea y sí, tal vez, cierto desprecio a la figura del técnico, degradado a la condición de alineador o (no sé a quién se lo leí hace unos días) de “jefe de vestuario”. Tras el adiós a Del Bosque, se creyó que lo mejor era insistir en lo del “perfil bajo”. Un año más tarde, a Queiroz le relevaba el rey de la popularidad y las encuestas, un fichaje político que rompía ese perfil. Camacho huyó, y con un parche se retomó la idea inicial… durante tres meses. Hasta que llegó un entrenador que se enfrentó a Brasil por no convocar a Romario.

Tras semejante yuxtaposición, no sería nada extraño que la lista continuara con Capello o Benítez (la segunda opción). Una decisión así abundaría en esta secuencia incongruente. Tan raro, repito, como creible.

Libertad Digital > Juan Manuel Rodríguez: El Txistu tatuado

Artículos Relacionados

3 comentarios (por ahora) en “Ponerse a servir o buscar criada”
  1. Hang the DJ 16 Marzo, 2005
  2. Carlos 20 Marzo, 2005
  3. Louis 20 Marzo, 2005