Vestiduras rasgadas

Esto escribe hoy Tomás Roncero:

El gol fantasma que ya es la comidilla nacional tuvo un desenlace justo. Para mí, no hay toma televisiva que demuestre que el balón haya superado la línea al cien por cien. Ante la duda, jueguen. Eso debió hacerse el 11 de septiembre en el Bernabéu cuando los celestes vencieron al Madrid de Luxa con un gol inexistente de Canobbio. Ahí no dudó ni el socio número 1 del Celta. No entró. Y nadie se rasgó las vestiduras

Y esto escribió el mencionado 11 de septiembre Tomás Roncero:

Algunos ya se lo olían. En la gran noche de Robinho, en el día marcado en rojo para que la Pasarela Cibeles pusiese su broche de oro en el Sambódromo del Bernabéu, los sicarios de Villar volvieron a hacer de las suyas. Un no-gol de Canobbio que valió el 2-3 de la puntilla, un gol legal de Robinho anulado por fuera de juego muy discutible (las reformas del Reglamento están para aplicarlas) y un penalti postrero sobre el propio Robinho que no recibió castigo. Tiene retranca que el fichaje del verano tuviera un nombre premonitorio. Fue un ‘Robinho’ al Madrid.

Artículos Relacionados

3 comentarios (por ahora) en “Vestiduras rasgadas”
  1. A1var0 30 Enero, 2006
  2. Javier Trinidad 31 Enero, 2006
  3. Capitán Fórceps 1 Febrero, 2006