El victimismo como placer

Gracias a esa expulsión y al medio minuto que el árbitro nos ha robado al final, podemos exclamar, no sin cierto placer. “¡Van a por nosotros!”

[Enric Banyeres en algo parecido a un blog]

Artículos Relacionados