La vacuna antichorizada

El Valencia, su Valencia, nuestro Valencia, ha logrado lo que parecía imposible: la vacuna antichorizada que ayer puso en práctica en casa del señorito Lendoiro, pasará a la historia de la medicina —y del patético y miserable fútbol español— como una genialidad de laboratorio que bueno sería que hiciera meditar a muchos de esos próceres que manejan el fútbol español de una forma partidista e intolerable. La vacuna se basa en una receta tan simple como fulminante. Para combatir la avalancha choricesca que azota al valencianismo no hay mejor remedio que marcar un golazo al estilo Villa o parar un par de penaltis —o tres o unos poquitos más— como hizo ayer el hoy en día portentoso guardameta Santi Cañizares. Y la manada, fundamentalmente la manada, la que comanda Quique y se nutre de los murciélagos del escudo… ustedes.

[Vicente Bau, aleccionando a la manada, en Superdeporte]

Artículos Relacionados

33 comentarios (por ahora) en “La vacuna antichorizada”
  1. Anonymous 5 Febrero, 2006
  2. Nacho2 5 Febrero, 2006
  3. Enrique L 5 Febrero, 2006
  4. hoeman 5 Febrero, 2006
  5. Louis 5 Febrero, 2006
  6. Nacho2 5 Febrero, 2006
  7. Nacho2 5 Febrero, 2006
  8. Anonymous 5 Febrero, 2006
  9. hoeman 5 Febrero, 2006
  10. Anonymous 6 Febrero, 2006
  11. Anonymous 6 Febrero, 2006
  12. hoeman 6 Febrero, 2006
  13. Louis 6 Febrero, 2006
  14. Anonymous 6 Febrero, 2006
  15. Anonymous 6 Febrero, 2006
  16. hoeman 6 Febrero, 2006
  17. dieguitoalias 6 Febrero, 2006
  18. Anonymous 6 Febrero, 2006
  19. Anonymous 6 Febrero, 2006
  20. Anonymous 6 Febrero, 2006
  21. hoeman 6 Febrero, 2006
  22. Anonymous 6 Febrero, 2006
  23. hoeman 6 Febrero, 2006
  24. Anonymous 6 Febrero, 2006
  25. hoeman 6 Febrero, 2006
  26. Anonymous 7 Febrero, 2006
  27. hoeman 7 Febrero, 2006
  28. Anonymous 7 Febrero, 2006
  29. Anonymous 7 Febrero, 2006
  30. Louis 7 Febrero, 2006
  31. Anonymous 7 Febrero, 2006
  32. Louis 7 Febrero, 2006
  33. Anonymous 8 Febrero, 2006