No se lo creen ni ellos

Al Barça le ha pillado por sorpresa la expulsión de Ronaldinho, contra la que claman desde el arzobispo hasta el último feligrés. No es de extrañar, visto el trato que venían disfrutando por parte de los árbitros durante el ya larguísimo villarato (que se remonta más allá de las Ligas de Tenerife) y más en los últimos y turbulentos tiempos. Pero no conviene equivocarse mucho. El Barça gozó de su penaltito inventado en La Romareda en el partido de ida, y un gol fuera en estas eliminatorias apretadas no es cosa desdeñable. Respecto a la tarjeta, la verdad es que Ronaldinho no tenía por qué haber hecho lo que hizo. Ronaldinho salió sobreexcitado y eso es malo. El fútbol agradece una especie de allegro ma non tropo, una actitud de gran impulso mental y físico en cada acción, pero sin sobrepasarlo. Cuando alguien, jugador o equipo, se sobrerrevoluciona, llegan los problemas. Ronaldinho estaba sobreexcitado y se le veía en los primeros planos. Tras una falta en la que la barrera se le adelantó entró en autocombustión, fue como una moto a por el que llevaba el balón y pasó lo que pasó. Para mí, se arrepintió y frenó en el último instante y eso minimizó los daños en Cani, pero no la impresión en los ojos del árbitro. Y le costó la roja. [Alfredo Relaño / As]

Lo de Ronaldinho no tiene protesta. Venía caminando por el precipicio dos años, hacía lo que quería, maltrataba a los árbitros y no le pasaba nada. Él era el Rey, tenía pase libre. Pero todo tiene un comienzo y un fin y alguien te baja el martillo. Lo echaron bien contra el Zaragoza, entrada dura. Y no está mal que acierten una de dos, tal y como están los que pitan. Así que no sé a qué armar tanto estropicio. [Hugo Gatti / As]

Artículos Relacionados

6 comentarios (por ahora) en “No se lo creen ni ellos”
  1. Nacho2 4 Febrero, 2006
  2. Pepe317 4 Febrero, 2006
  3. Nacho2 4 Febrero, 2006
  4. kai25 4 Febrero, 2006
  5. Louis 4 Febrero, 2006
  6. Nacho2 4 Febrero, 2006