No le gusta el fútbol, sólo su equipo

Zidane se pira. Un galáctico menos. Otros diez mil ‘kilos’ de los antiguos que se van por el aire. […] ¿Y? Pues nada, se va Zizou de la misma forma que llegó: mucho ruido mediático y pocas nueces deportivas. Lo de las ‘nueces’ resulta tan obvio que apenas necesita comentario —la galaxia agoniza— y lo del ruido mediático acaba por convertir el talento en paranoia, la admiración en rechazo y el exceso floral de sus juglares en cachondeo y desprecio del resto del personal. Vale, sí, se va Zinedine, pero el mundo sigue, el fútbol sigue. Se va uno que manejaba el balón con tanto virtuosismo como raquítica imagen personal. Zinedine hace las maletas sin apenas saber expresarse en castellano —y eso es un dato tan triste como alarmante— y sin dejar tras de sí otro recuerdo que no sea su matrimonio con el balón o alguna campañita de imagen en su propio beneficio. Lo siente por él, pero por mucho que lo intento no recuerdo nada de Zizou al margen del fútbol que me haya llamado la atención.
[Vicente Bau, ultra, en Superdeporte]

Artículos Relacionados

5 comentarios (por ahora) en “No le gusta el fútbol, sólo su equipo”
  1. dieguitoalias 27 Abril, 2006
  2. Enzo 28 Abril, 2006
  3. Jorge 28 Abril, 2006
  4. ayr29 28 Abril, 2006
  5. dieguitoalias 29 Abril, 2006