Decíamos ayer

El diario “Sport” publicaba ayer en su portada una noticia que me llamó mucho la atención, no tanto por el contenido de la información sino por lo temerario de la misma. La noticia era que Leo Messi no iría “jamás” al Real Madrid, y que el “entorno” del futbolista (léase, su señor padre) estaba harto de que los “pre-pre-pre candidatos” utilizasen el nombre de su chico como vulgar reclamo electoral. Me huele que el padre del jugador no ha saltado a la palestra por iniciativa propia sino que ha sido un entorno distinto al familiar (el profesional) quien le habrá exigido que repita eso […] Y entiendo perfectamente la preocupación de Joan Laporta. Los candidatos con posibilidades reales de vencer el 3 de julio (Juan Miguel Villar Mir y puede que Juan Palacios) saben bien que las elecciones se ganarán con un “cromo” espectacular, un “cromo” que nadie tenga “repe”; en definitiva, un cromo similar al que en su día representó Luis Figo. […] Por otro lado, quien firma la noticia de Messi es el periodista Toni Frieros, autor, entre otros, del libro “Figo, nacido para triunfar”. No sé si ustedes recuerdan que Frieros era amigo íntimo del jugador portugués. Cuando, allá por el año 2000, se filtró que el candidato Pérez iba a dar un bombazo, y más tarde se supo que el bombazo no era otro que Luis Figo, alma máter del Barça, Frieros se fue al Algarve para hacerle una entrevista al capitán culé. “Eu remanesço em Barcelona”, le dijo Figo. Frieros se tiró a la piscina y resulta que en el fondo no había agua. Ahora mismo no son amigos, aunque desde luego no seré yo quien afirme tajantemente que no puedan volver a serlo nunca jamás.

[Juan Manuel Rodríguez en Libertad Digital]

Artículos Relacionados