Nada que ver, hombre, nada que ver

Sería de tontos no fichar a Henry. Está suficientemente demostrado que en este Barça las vanidades están controladas. En dos años no se han detectado síntomas de alarma al respecto. Rijkaard controla la situación y no hay que temer que otro gallo entre en el gallinero. La convivencia entre los cracks es buena y ello es síntoma de madurez y calidad humana. ¡Nada que ver con el vestuario del Madrid!

[Joan Maria Batlle, posiblemente el peor columnista de España, en Sport]

Artículos Relacionados

5 comentarios (por ahora) en “Nada que ver, hombre, nada que ver”
  1. Lt. Columbo 11 mayo, 2006
  2. dieguitoalias 11 mayo, 2006
  3. Capitán Fórceps 11 mayo, 2006
  4. Coder 11 mayo, 2006
  5. PIN-HEAD 11 mayo, 2006