La horterada como valor universal

Personalmente, no soporto comprobar, por enésima vez, una evidencia: la horterada se erige, en nuestros días, en un valor universal. Y, ya que no consigo compartir la bullanguera alegría del entorno, intento concentrarme en lo que pasa estrictamente en el terreno de juego, aunque la pantalla sólo nos muestre la parcela donde se desarrolla la jugada y algún que otro escupitajo en primer plano. Entonces, y sólo entonces, la jugada (y no el escupitajo) me devuelve (a ratos) la autoestima perdida en aras de un prójimo mediático, denominado así por sus altas audiencias y bajas expresiones. Prójimo al que debiera amar como a mí mismo, pero no lo consigo. Predicciones desafortunadas, y jamás verificadas, como la de “te vas a llevar un saco de goles”, dedicada en titulares al guardameta saudí antes de su enfrentamiento con el equipo español, no se corresponden con la discreción y elegancia de las declaraciones y el comportamiento de los jugadores de nuestra selección. Los que, años atrás, hemos aprendido a saber perder debemos ahora saber ganar. Tanto dentro como fuera del campo.

[Gonzalo Suárez, alias Martín Girard, en El País]

Artículos Relacionados

5 comentarios (por ahora) en “La horterada como valor universal”
  1. sentinela 27 Junio, 2006
  2. McCarran 27 Junio, 2006
  3. Louis 27 Junio, 2006
  4. Christian 27 Junio, 2006
  5. Mr. Mamba 28 Junio, 2006