¿Qué podemos decir hoy para hablar mal del Barça?

Hacía muchos años que el barcelonismo estaba esperando en candeletas la inauguración de la Ciudad Deportiva del club. Ésta ya es una realidad. Hace unos días, Joan Laporta y parte de sus hombres de confianza asistieron al acto de inauguración de una obra que en su día debía ser faraónica y que la realidad se ha convertido en la gran vergüenza del Barcelona. La obra ha costado 68 millones de euros. Tiene graves carencias estructurales. Se han construido ocho campos de fútbol, para que se ejerciten los equipos de las categorías inferiores, puesto que los profesionales no quieren ni oír hablar de ir a entrenarse allí.Lo triste es que sólo se construyeron 70 plazas de parking, cuando el acumulado de aficionados que se pueden juntar en las instalaciones puede superar los 4.000. No hay ningún gimnasio ni un servicio médico en condiciones. Pero hay un dato impresionante: las duchas que se han construido para los equipos de baloncesto no superan los 1,80 metros, cuando muchos de los jugadores superan los dos metros. En el pabellón construido, además, no se puede jugar a hockey patines. [M. Llorens / As]

El problema aparece cuando uno rasca un poco en la superficie. Entonces surge cierta cochambre, la chapuza en la distribución de las entradas para la Champions League, los campos de tierra en los que se dejan las rodillas los más pequeños, las dimensiones no reglamentarias de La Masia y esta penúltima pesadilla llamada Ciudad Deportiva Joan Gamper. Un gran club no merece estas cosas. Tal vez un más que un club sí. Quizás eso es el hecho diferencial. [Fanián Ortiz / As]

Artículos Relacionados

4 comentarios (por ahora) en “¿Qué podemos decir hoy para hablar mal del Barça?”
  1. ayr29 5 Junio, 2006
  2. Jordi 5 Junio, 2006
  3. dieguitoalias 5 Junio, 2006
  4. cucaracha 5 Junio, 2006