Ronaldinho no tiene culpa (2)

Josep Prats, un “periodista” versátil que pasó meses y meses escribiendo a diario siempre el mismo artículo, escribe hoy exactamente lo mismo que escribió ayer.

En el Barça se ha acostumbrado a otro estilo, un estilo en el que cree porque es ganador, un estilo con el que ha llegado a ser el mejor del mundo. Le faltan sus cómplices futbolísticos. No tiene a Xavi, a Iniesta, a Deco, que le permiten jugar mirando para adelante y no pendiente de lo que ocurre atrás. No tiene a Eto’o, ni a Giuly, ni a Messi, que le abren espacios, que le dibujan diagonales invisibles, para que el trace el pase, la asistencia de oro. No lo dirá, pero Ronaldinho se siente extraño con su selección; o mejor, con el sistema de su seleccionador, porque su casa futbolística es el Barça.

El texto forma parte de la campaña que Sport ha puesto en marcha para disculpar el discreto comienzo de Ronaldinho en el Mundial. La explicación del “diario” es que los jugadores que le rodean no están a la altura de los del Barça.

Joan Maria Batlle, sagaz analista táctico, secunda la opinión:

Ronaldinho también tiene su particular añoranza: Eto’o, que lamentablemente para él no es brasileño.Brasil tendrá un cuadrado mágico, pero el balón es redondo y encaja mejor en el círculo virtuoso de Rijkaard en el Barça. El problema de Ronaldinho es que Parreira le hace jugar más retrasado y encorsetado en este sistema táctico que divide al equipo para mayor gloria de sus cañoneros Ronaldo y Adriano. Gloria dudosa, por cierto, porque una cosa es tener al Ronaldo rápido, potente y motivado de hace cuatro años y otra, al lento, pesado y desganado de hoy en día. Como diferente es, también, contar con el Rivaldo fantasioso del 2002 que con el Adriano estático del 2006. En fin, que para que le quepan dos delanteros idénticos en el equipo, Parreira ha alejado a Ronaldinho de la portería contraria. Todo un sacrilegio que va en detrimento del espectáculo. ‘Ronnie no tiene con Brasil la libertad que tiene en el Barcelona. Sus propios compañeros lo denuncian. Y encima, cuando mira hacia delante se encuentra con dos delanteros clavados en el terreno de juego esperando a que se la den al pie. Para entendernos, no es lo mismo lanzar a un felino. Tan rápido, ágil y hambriento como Eto’o que a un dinosaurio como Ronaldo. La movilidad de Samuel crea espacios y abre la perspectiva del pase a Ronaldinho. […] No pretendo dudar de la clase de Ronaldo, posiblemente el mejor rematador del mundo, pero sí de sus limitaciones físicas actuales. ¿Recuerdan al Ronaldo que fichó el Barça hace nueve años? Aquél sí que era un bólido que arrancaba con fuerza y arrasaba con todo lo que se le ponía por delante. Aquel Ronaldo y este Ronaldinho hubieran sido el no va más. Pero este Ronaldinho es tan bueno que no hay que descartar que esta noche saque su magia y haga triunfar al propio Ronaldo. Al fin y al cabo, juega para él y para Adriano y si una cosa tiene ‘Ronnie’ es que no es egoísta.

Artículos Relacionados

4 comentarios (por ahora) en “Ronaldinho no tiene culpa (2)”
  1. -Zazu- 22 Junio, 2006
  2. Salva M. 22 Junio, 2006
  3. McCarran 24 Junio, 2006
  4. Kom 25 Junio, 2006