Amic Jan

Cierto rotativo catalán no adicto al régimen titulaba ayer: “Segunda bajada de pantalones de Laporta, ahora en el juzgado”. Claro que ya hay culpable: el juez que atendió la demanda de unos socios y obliga al presidente a dimitir y convocar elecciones. Es lo que se deduce de su aparición de ayer. Culpable el juez por dictar una sentencia sonrojante para un abogado incapaz de leer bien unos estatutos. Y para un presidente incapaz también de gestionar bien este tiempo de inusual bonanza deportiva. Curioso: esos estatutos que tanto tiempo sostuvieron Laporta y cía desde el Elefant Blau que los tenía secuestrados Núñez, pueden ser su final. Al paquidermo se le ha debido caer la trompa a estas horas. El entorno de Laporta desliza ya que detrás de la demanda que acabó con el desalojo presidencial están Núñez o Rosell, descartado que los dos a un tiempo. Y que siguen moviendo los hilos de la nueva demanda de otros dos socios, interpuesta ayer ante el tribunal catalán de la cosa deportiva ¡y que podría inhabilitarle entre uno y diez años para desempeñar cargo público! Laporta arrasará en las elecciones si le dejan presentarse, pero no es seguro que pueda hacerlo. ¡Ha vuelto el Barça cómico!

[Tomás Guasch, periodismo cómico, en As]

Artículos Relacionados