Cannavaro no es para tanto

Cada vez que el Madrid ficha o presenta algún jugador, es habitual que Sport replique restando méritos al futbolista en cuestión para que sus lectores estén tranquilos y crean que el eterno rival ha fichado o bien un paquete o bien a una mala persona. Así, como es costumbre, la redacción de Sport ha dedicado estos días a rebuscar entre la basura de la mansión de los Cannavaro.

Ramón Calderón dijo ayer que el palmarés del central es “inigualable”, y yo supongo que inigualable no es, pero tampoco creo que se cuenten por miles los futbolistas que han sido campeones del Mundo, de la liga italiana y de la Uefa, ¿no?

Pues no. Dice Sport:

¿Palmarés? ¿Qué palmarés? De no ser por el último Mundial de Alemania, donde Italia se proclamó campeona y Fabio Cannavaro fue elegido Balón de Plata, el central italiano se hubiera presentado en Madrid con un currículum no sólo muy pobre, sino bajo sospecha. Una Liga y una Copa de la UEFA en 1999, con el Parma, y dos ‘Scudettos’, las dos últimas temporadas con la Juventus, son todos sus éxitos a nivel de club, a pesar de que a sus 33 años está en la recta final de su carrera. Y ninguno de esos títulos es agua limpia. Sólo hace falta un pequeño esfuerzo de memoria para recordar que hace un año el segundo canal de la RAI emitió un reportaje de la víspera de aquella final de la Copa de la UEFA que enfrentó al Parma con el Olympique de Marsella, en 1999, en la que se veía a Cannavaro, junto al médico y el masajista del club parmesano, inyectándose una sustancia que denominaban neotón e ironizando sobre la situación con frases del tipo: “Mira cómo se me hincha el brazo” o “ésta es la prueba de que damos asco”. Respecto a sus dos títulos con la Vecchia Signora, ni siquiera hay que echar mano de la hemeroteca. El juicio por corrupción está muy fresco y, oficialmente, la Juventus ha sido descabalgada de esos dos ‘Scudettos’.

Por cierto, que de esa liga que, según Sport, Cannavaro ganó con el Parma, el resto de la humanidad no tenemos noticias.

Para Mundo Deportivo, el italiano simplemente es “El enésimo central”. Este diario, además, se dedica a recordar los fichajes de Spasic, Samuel o Woodgate.

A ver qué dicen mañana de Emerson.

Artículos Relacionados

4 comentarios (por ahora) en “Cannavaro no es para tanto”
  1. Enzo Battaglia 26 julio, 2006
  2. Jorge 26 julio, 2006
  3. Lugarteniente 26 julio, 2006
  4. Leon 26 julio, 2006