Escuela de indignidad

López Caro, que hace poco más de un mes se había comprometido verbalmente con el Racing de Santander, toma la decisión de mandar a freír espárragos al club cántabro para firmar otro contrato con el Levante para la temporada que se avecina, la 2006-07.Lo que les decía. De tal palo, tal astilla. El comportamiento de López Caro dice muy poco a su favor, pero no nos extraña pues esta forma de actuar tan indigna es el que ha aprendido, suponemos, en la ‘Casa Blanca’.

[José Luis Carazo, hazmerreír, en Sport]

Artículos Relacionados