La prosa ‘agitprop’

A Ramón Calderón se le fue la fuerza por la boca, durante la campaña electoral a la presidencia del Real Madrid. Pudo prometer y prometió que Cesc, Robben y Kaká recalarían en la casa blanca en caso de llegar el sillón presidencial capitalino. A la hora de la verdad, naranjas de la china. Calderón, por enésima vez, queda en evidencia. […] Las manifestaciones de Kaká sentaron como una patada donde más duele en el seno de la casa blanca. Ramón Calderón se las prometía muy felices y creyó que los cantos de sirena sobre el brasileño provocarían que éste declarase amor eterno al Real Madrid. Y, de eso, nada de nada.
[Ezzio Rossi &A. Sánchez / Sport]

Artículos Relacionados