Las malas artes de Carazo

¿Cuántos días lleva José Luis Carazo escribiendo lo mismo? Su caso se parece cada día más al de Josep Prats (que espero que esté reponiendo fuerzas en sus vacaciones para seguir deleitándonos con sus ágiles y ricos análisis).

Florentino Perez abrio el camino. El anterior presidente de la ‘Casa Blanca’ fue quien abrió la senda de los fichajes escandalosos y quien enseñó cómo hacerse al final con los servicios de jugadores que, sin tener cláusula de rescisión, salían de sus respectivos clubs (casos Ronaldo, Zidane, Beckham…) después de utilizar todas las artimañas habidas y por haber. Primero, les prometía a los jugadores el oro y el moro y a continuación les aleccionaba para que pidieran a sus clubs para que les declararan transferibles y aceptaran su salida. […] Ramón Calderón, sigue la misma pauta que su antecesor para hacerse con los fichajes que no llegan, pese a la promesa que hizo a los socios cuando era candidato a la presidencia del Madrid. Sí es verdad que emplea las mismas armas o idéntica estrategia que Florentino, pero se olvida de que es el dinero lo que hace cambiar de opinión a jugadores y clubs. Va la guerra en nombre del Real Madrid, presumiendo de que ha sido y es el mejor club del mundo, pero eso no es suficiente para ganar la batalla. Ramón Calderón ha ido a por lana y ha salido trasquilado o con las orejas gachas y, además, le han puesto a caer de un burro porque por la vida no se puede ir de la forma que va él.

Lo de las “malas artes” es un fenomenal recurso (paupérrimo, pero fenomenal) que con mucha frecuencia emplea Sport para hablar del Madrid. Carazo, sin ir más lejos, lo ha hecho al menos tres veces en el último mes (aquí una y aquí la otra). En general, su hemeroteca se comenta por sí sola, una esperpéntica colección de textos repetitivos y machacones, de nula calidad periodística, que sólo tienen por objeto hablar mal del equipo más odiado.

Artículos Relacionados