Simplemente corrupción

Justo el día después de que en Italia se hayan hecho públicas las sanciones a los club implicados en el ‘Moggigate’ tendríamos que preguntarnos si en el fútbol español también existe alguna trama similar. Aunque a diferente escala, la respuesta debería de ser afirmativa. A través de unos flujos de poder federativos que controlan la organización arbitral se puede llegar a influir en la clasificación de los campeonatos. Así lo reconocen implícitamente algunos presidentes de club, que después de una actuación arbitral desfavorable amenazan con ir a visitar a Ángel Villar para que ponga final a ello dándole un toque de atención a Sánchez Arminio, responsable del gremio. Hablamos de los mismos interlocutores a los que, de la mano de Joan Gaspart, Laporta hábilmente supo hacer suyos al saltarse la disciplina de voto que quería imponer la LFP a favor de la candidatura de Gerardo González en las últimas elecciones presidenciales de la RFEF. Gracias a ello, en las dos últimas temporadas el Barcelona no ha tenido que lamentar malos arbitrajes, que sí tuvo que soportar en tiempos de José Plaza; éste llegó a cumplir la profecía de que mientras él fuera presidente de los árbitros el Barça no ganaría una Liga. Ramón Calderón no ha tardado muchos días, desde que fuera proclamado presidente del Madrid, en pedir audiencia federativa a Villar. Entiende que el Real no puede estar en clara desventaja viviendo de espaldas a los órganos federativos, tal como sucedió en la decadencia de Florentino Pérez. ¿Por qué los ‘grandes’ insisten en tener colocados a sus peones en RFEF, UEFA y/o FIFA? Algunos lo llamarán diplomacia deportiva y otros, simplemente corrupción.
[Lluis Canut en Mundo Deportivo]

Artículos Relacionados

4 comentarios (por ahora) en “Simplemente corrupción”
  1. Christian 15 julio, 2006
  2. Reverendny 15 julio, 2006
  3. El President 17 julio, 2006
  4. Carlos 18 julio, 2006