Gestión de vestuario

Lo de Josep Prats es increible. Escribe un artículo (mediocre, en el mejor de los casos) y lo publica durante días, semanas o incluso meses. Siempre el mismo. Le cambia un par de líneas para que parezca distinto y ya está. En el caso más conocido por los lectores de La Libreta, se pasó meses diciendo exactamente lo mismo: el Barça es un equipo hecho, el Madrid es un equipo por hacer.

Luego hubo una temporada en la que le dio por insistir en que el Barça, según conviniera, sabía jugar con frac o con “el mono de trabajo”.

Ahora ha vuelto de sus merecidas vacaciones y lleva tres días repitiendo, de nuevo, exactamente lo mismo: lo ilusionantes que son los fichajes del Barça y, especialmente, lo importante que es la “gestión de vestuario” de Rijkaard.

De vergüenza.

[9-VIII-06] “En su manual de gestión de vestuario, Rijkaard tiene un apartado específico de cómo tutelar y proteger a un joven forjado en ‘casa’ […]. El estilo paternal de Rijkaard respecto a los jóvenes quedó plasmado en el cariñoso abrazo que le dio cuando tuvo que abandonar lesionado el Camp Nou. Gestión de vestuario es manejar cracks, manejar la cantera y crear piña de equipo”.

[10-VIII-06] “Decíamos ayer que los fichajes del Barça están generando grandes sensaciones en el barcelonismo. Se ajustan a la idea de Rijkaard de tener alternativas al equipo que conquistó la Champions, pero que son alternativas con la calidad y experiencia suficiente para provocar competencia dentro del vestuario. Aunque el objetivo principal del técnico es proteger y seguir apostando por los campeones, es bueno que haya tensión en la plantilla, que nadie se considere con el puesto asegurado. En este escenario, Rijkaard deberá demostrar una vez más su gestión de vestuario. Su objetivo es que la competencia no esté reñida con el espíritu de equipo, de piña”.

[11-VIII-06] “En los foros barcelonistas, los nuevos fichajes ilusionan. El espíritu de París sigue. […] El reto principal de Rijkaard es gestionar este entorno para que no se diluya el modelo, para que no baje la tensión, para que el buen ambiente de vestuario no se altere por competencias o celos. Más que nunca deberá ser psicólogo, más que nunca deberá demostrar su capacidad de mover la pizarra”.

[14-IX-06] Esta temporada Rijkaard debe ser más gestor y psicólogo que nunca. La calidad de su plantilla es incuestionable y la cuestión es saber manejarla, sin que los movimientos generen malos rollos en el vestuario.

[21-IX-06] El equilibrio de un vestuario no es sólo cuestión de que los cracks tengan buen rollo entre ellos. Para que un equipo tenga referentes, para que las estrellas tengan un entorno en el que puedan brillar, necesitan un equipo sólido, con actitud, sin celos, que todos se sientan importantes. Gestionar una plantilla no es sólo cuestión de hacer rotaciones, realizarlas con coherencia y sentido para que nadie tenga argumentos para quejarse, tener olfato psicológico para manejar situaciones en las que algún jugador pueda sentirse agraviado –como sucedió con Eto’o, cuando fue sustituido en la Supercopa ante el Espanyol–, sino también conseguir que todos se sientan integrados.

La Libreta | Siempre el mismo artículo
La Libreta | Siempre el mismo artículo (2)
La Libreta | Josep Prats toma 2: el mono de trabajo

Artículos Relacionados

(Sólo) un comentario en “Gestión de vestuario”
  1. Reverendny 11 agosto, 2006