Malas artes (4)

Ramón Calderón aprendió mucho de Florentino Pérez, quien en su etapa como presidente del Real Madrid se ganó muchos enemigos debido a su forma de actuar, marcada siempre por la prepotencia y las malas artes. Lo sucedido el pasado verano con Robinho fue vergonzoso. El brasileño se declaró en rebeldía tras recibir las instrucciones pertinentes del ínclito Florentino, y finalmente el ex jerifalte capitalino se salió con la suya: Robinho fichó por el Madrid aunque su actuación con el Santos fue todo un escándalo. El fin justifica los medios, pensaba Florentino… y Calderón hace lo mismo. En verano del 2002, lo que hizo Ronaldo con el Inter de Milán fue todavía más lamentable. El ‘rey’ de la noche y amigo de los bares de solteros provocó una guerra a muerte con el Inter.

[Redacción Sport]

Anteriores entregas [1] [2] [3]

Artículos Relacionados

6 comentarios (por ahora) en “Malas artes (4)”
  1. ayr29 17 agosto, 2006
  2. OdiE 17 agosto, 2006
  3. Marcelus1982cat 17 agosto, 2006
  4. Marcelus1982cat 17 agosto, 2006
  5. OdiE 18 agosto, 2006
  6. Reverendny 19 agosto, 2006