Trabajo sucio

Tomás Roncero sigue haciendo su trabajo. Parece el adjunto a la dirección deportiva. Si hace unos días intentaba convencernos de que Reyes un fichaje más acertado que el de Robben, hoy nos vende que Diarra es mejor fichaje que Kaká. Más le vale que Mijatovic cierre pronto estos dos fichajes, porque si no, en 15 días tendrá que escribir que Diarra era un tarugo y que Reyes lleva dos años cojo.

Hace diez días, Ramón Calderón conversó telefónicamente con Capello. Quería darle ánimos aprovechando que la concentración de Irnding tocaba a su fin. El míster, que ya había hablado con Mijatovic, le dejó claro al presidente sus preferencias: “Mire, si me fichan a Kaká perfecto porque es un gran jugador, pero mi prioridad absoluta es Diarra. Si me traen a Diarra, y teniendo a Emerson, Cannavaro y Ramos, me apuesto con usted lo que quiera a que la próxima temporada no perderemos más de tres partidos…”. Calderón se vio en un callejón de difícil salida. Kaká fue su gran baza electoral, pero no olvido que uno de los argumentos fuertes de su campaña se basó en dejar claro que la lista de la compra de los técnicos era incuestionable. Conclusión sabia del mandatario: Diarra es un objetivo innegociable. En ello están Mijatovic y Baldini.

Artículos Relacionados

8 comentarios (por ahora) en “Trabajo sucio”
  1. cucaracha 10 agosto, 2006
  2. Reverendny 10 agosto, 2006
  3. White Rabbit 10 agosto, 2006
  4. Bar del Culé 10 agosto, 2006
  5. White Rabbit 10 agosto, 2006
  6. Marcus 10 agosto, 2006
  7. White Rabbit 10 agosto, 2006
  8. White Rabbit 12 agosto, 2006