Tuvo que abandonar su lujosa mansión en La Moraleja

Un día más, Sport muestra su bajeza al escarbar en las miserias de la vida privada de un futbolista del Real Madrid. En todo caso, cualquier persona mínimamente informada conocía ya esta historia que hoy se presenta bajo el epígrafe Confidencial. Claro que es posible que los mismos redactores que no se han enterado aún de que Ronaldo ya está en España no tuvieran ni la menor idea de esto.

En 1992, con apenas 19 años, Roberto Carlos, por aquel entonces un prometedor jugador del Uniao Sao Joao, contrajo matrimonio con una joven llamada Alexandra

Aquello del ‘fueron felices y comieron perdices’ duró bastante tiempo, pero doce años después de su boda el amor entre ambos se acabó de la peor de las maneras. De la peor para él puesto que su mujer, Alexandra Pinheiro, le arrancó un divorcio a lo grande y se quedó con la mitad del patrimonio del futbolista, que tuvo que abandonar la lujosa mansión que habían comprado pocos meses antes de su ruptura en La Moraleja.

Como los males nunca vienen solos, Roberto Carlos, por aquella misma época, vio cómo su representante le estafaba dos millones de euros, a los que tuvo que sumarle otro para romper su relación profesional puesto que nunca pudo probar nada. En apenas unos meses, el lateral vio cómo todo el dinero ganado se evaporaba entre su mujer y su manager, por lo que, claro, tuvo que empezar a pensar mucho más en el dinero. Y así sigue…

Artículos Relacionados

2 comentarios (por ahora) en “Tuvo que abandonar su lujosa mansión en La Moraleja”
  1. sanchez 3 agosto, 2006
  2. Doctor Broms 3 agosto, 2006