Aquella vez que el Barça hizo trampas

Levante y Real Madrid siempre fueron de la mano, pero hace dos años llegaron a presentar los papeles del divorcio a consecuencia de las famosas palmaditas en la rodilla de Villarroel y Laporta, sin olvidar el patético cuchicheo de Ettien con Etoo, en la famosa tarde en la que el Barça cantó el alirón en el Ciutat de Valencia. El Levante firmó unas tablas con trampa, porque tres semanas después retornaba al infierno de Segunda.

[Tomás Roncero, con la Olivetti, en As]

Artículos Relacionados