Calderón impone la ley del terror

Los nuevos tiempos en el Real Madrid no han traído precisamente aires de libertad, sino más bien todo lo contrario, hasta el punto de que al lado de Calderón, Florentino Pérez parecería el presidente del Movimiento contra la Intolerancia. El ‘aparato’ del nuevo Madrid vigila a la prensa con lupa, filtra y no se corta un pelo a la hora de censurar. Si aparece una noticia en un medio que pone en tela de juicio la legalidad de Calderón, las llamadas del club son inmediatas, pero no a las secciones de deportes, sino a los despachos nobles para dar la vuelta a la información. El veto en las tertulias en Realmadrid TV a periodistas a los que se tacha de ‘no calderonistas’ ni se disimula, y viceversa. Han desaparecido de la parrilla para dar paso sólo a adictos al nuevo ‘régimen’. En el Bernabéu, la ‘ley del terror’ tiene a todos los empleados alerta, ya que se les considera de entrada “sospechosos”. Una figura de nuevo cuño resalta por encima de todos: se trata de ‘Marianín’, un tipo que ejerce con mucho gusto la figura de ‘comisario político’. Aquel que mueva un pie en sentido ‘equivocado’ está perdido. Marianín no se corta un pelo. Marianín tiene un padre de armas tomar, pero al lado de su hijo es Caperucita. Marianín ha llegado hasta este Madrid porque está muy unido a Calderón por razones que contaremos muy pronto. Marianín tiene un buen puesto en el club y también un buen sueldo, cosa que antes no tenía. Qué suerte tiene Marianín. Por ahora.

[Óscar Zárate, en su sección rastrera de Mundo Deportivo]

Artículos Relacionados

2 comentarios (por ahora) en “Calderón impone la ley del terror”
  1. Alex Escrivà 22 Septiembre, 2006
  2. Reverendny 22 Septiembre, 2006