Emperador Batlle

Cuenta la leyenda [nota del editor: ¿la leyenda o la historia?] que cuando los emperadores romanos se daban un paseo triunfal en la entrada de las ciudades que acababan de conquistar, un lacayo les iba recordando en voz baja y al oído que sólo eran seres humanos. La vanidad, en efecto, es el peor enemigo del hombre y esto ya lo habían descubierto hace más de 2.000 años. De hecho, la caída del propio Imperio Romano respondió al deterioro de una civilización que se había acomodado y que, llegado el momento, fue presa fácil de otro pueblo con hambre de gloria. El Barça pasa ahora por el mejor momento del ‘imperio’ nacido al calor de Ronaldinho, Eto’o y compañía. Se ha dado ya tres baños de gloria con las dos Ligas y la Champions que ha conquistado y sigue siendo el mejor ‘ejército’ del mundo del fútbol. Un ejército que no necesita armas, sino que se sobra y se basta con el talento, lo que le hace ser querido y admirado por millones de aficionados. Está, pues, en ese punto en el que el ser humano corre el peligro de creerse indestructible. Necesita cabezas frías y mentes sabias que recuerden a los futbolistas que sólo son hombres. […] El Barça no puede ni debe ir por la Champions mirando por encima del hombro a los demás. Los excesos de confianza y la prepotencia siempre acaban mal. Y el debut de esta noche es, en este sentido, un partido trampa. Rival sin nombre ni pedigrí, teóricamente fácil, y afición rendida a los campeones… ¡Peligro! Recordemos el ejemplo del Imperio Romano y, si no queremos ir tan lejos, el del imperio galáctico, que cayó cuando sus ‘emperadores’ Ronaldo, Zidane y Roberto Carlos se creyeron invencibles y se dedicaron a la vida contemplativa.

[Joan Maria Batlle, posiblemente el peor columnista del Imperio, en Sport]

Artículos Relacionados

(Sólo) un comentario en “Emperador Batlle”
  1. Salanova 12 Septiembre, 2006