Los niños de Suazilandia (2)

Mswati III va camino de los 38 años, tiene trece esposas y 27 hijos. A siete de sus mujeres las ha escogido por el mismo método: una especie de casting llamado Danza de los Juncos, entre 50.000 jóvenes vírgenes que, con el pecho desnudo, bailan ante él en una ceremonia que dura dos días, cada año, entre agosto y septiembre. Mswati III es el rey de Suazilandia, uno de los países más pobres de África. Con 1.100.000 habitantes, Suazilandia posee el penoso récord de porcentaje de personas afectadas por el virus del sida: rondan los 220.000 casos, lo que representa la tercera parte de la población adulta, según el último informe de la ONU.El rey Mswati es famoso por vivir en el lujo y la ostentación. Según Amnistía Internacional, su gobierno viola sistemáticamente los derechos humanos. Su policía está acusada de torturar y cometer homicidio con presuntos delincuentes y opositores políticos al rey. El gobierno suazi ha cometido actos de intimidación y hostigamiento contra el Tribunal Supremo. No parece que sea capaz de administrar bien el dinero. Suazilandia ha sido el país elegido por el Barça y Unicef para donar sus primeros euros.

Fermín Casquete no busca polémicas con el Barcelona. Se pone al teléfono y habla por invitación de este diario, como podría haber seguido callado. Fermín Casquete es el presidente del Badalona (Segunda B), y asiste estos días a una estupenda campaña de promoción del Barça en virtud de su acuerdo para patrocinar a Unicef. Páginas y páginas e incontables minutos de radio y televisión se han dedicado a loar las bondades de un pacto calificado de “histórico”, “de valor incalculable”, perteneciente a una “dimensión única” y otras lindezas. En letra pequeña se ha apuntado que un club de la Serie B italiana, el Piacenza, lleva tiempo luciendo en su camiseta el logo de la institución que lucha por los derechos de los niños, dependiente de la ONU. Pero más pequeño aún ha sido el espacio dedicado a decir que fue el Badalona el primer club de fútbol catalán que decidió apoyar a Unicef. Hace más de un año, el 21 de junio de 2005. “En su día sólo lo reflejó la prensa local, porque lo hicimos todo con nuestra lógica humildad”, dice Casquete, cuyo club cede el pantalón, las vallas del campo y los paneles de la sala de prensa para promocionar Unicef, además de jugar algún partido amistoso a beneficio. El presidente badalonés lamenta que el Barça “tenga muchas cosas pendientes en el fútbol de Cataluña, porque su acción es acaparadora y absorbente, anula cualquier posibilidad de crecimiento”.

[Fabián Ortiz, buscando el lado oscuro, en As]

La Libreta | Los niños de Suazilandia

Artículos Relacionados

(Sólo) un comentario en “Los niños de Suazilandia (2)”
  1. Juan Carlos 14 Septiembre, 2006