Los niños de Suazilandia

Ya sabemos que en el Barça lo importante es el marcador y lo que cuentan son los títulos. Pero si además se sabe ser generoso y se puede ayudar a los necesitados, mejor que mejor. El estreno de UNICEF en las camisetas merecía un partido victorioso a la altura del mensaje y de sus circunstancias. Estos goles darán la vuelta al mundo y serán un regalo virtual para muchos niños que de forma indirecta recogerán los frutos. A veces en la vida tan importante como ganar es defender con orgullo una causa noble. Y la camiseta de UNICEF es algo que ha llegado al corazón de los barcelonistas. Anoche la victoria fue doble, en goles y en generosidad. [Josep Maria Casanovas]

Si el Barça en su primer día con UNICEF quería que los niños fueran felices por unas horas con su ‘nuevo’ equipo, lo consiguió con nota. [Josep Prats]

Nos gustó la imagen de los jugadores del Barça con ‘publicidad’ en la camiseta. Seguramente, porque no es publicidad, sino la promoción de una institución benéfica y solidaria que lucha por hacer un mundo mejor. Y qué quieren que les diga, si este tema siempre ha sido tabú en un club y una afición que presumían –y puede seguir presumiendo– de no haber manchado nunca su camiseta con marcas comerciales, mejor que la primera imagen a la que que el Barça se asocie sea la de UNICEF que no la de cualquier producto mercantil o, no digamos ya, una casa de apuestas, que malas tentaciones hubo no hace tanto tiempo de ello. Con esta sensación de asistir a un partido histórico acudieron 62.839 barcelonistas al Camp Nou. A través de la televisión siguieron al campeón de la Champions muchísimos miles más. Pero ayer eran más que de costumbre, concretamente algo más de un millón cien mil personas que vibraron, y vibrarán en el futuro, con el Barça. Se trata de los habitantes de Suazilandia, un pequeño país africano colindante con Sudáfrica y Mozambique, que tienen motivos para sentirse barcelonistas en la lejanía. No en vano, el millón y medio de euros que este año aporta el Barça a UNICEF irá destinado a la población infantil de este país afectada por el VIH-Sida. Tremendas las estadísticas: el 40% de la población de Suazilandia es VIH positiva y sus expectativas de vida no van más allá de los 32 años para los hombres y 33 para las mujeres. Un país que necesita las alegrías que le dé el Barça, entre otras cosas porque el 69% de la población vive bajo el nivel de la pobreza y el desempleo alcanza el 40%. Gracias al acuerdo firmado con UNICEF, el Barça, sus socios, su afición, sabe de Suazilandia y su tragedia y los niños de Suazilandia saben que pueden contar con el Barça. Ayer les ofreció el primer triunfo. Y vendrán muchísimos más.[…] El camino hacia la ‘tercera’ no pudo empezar mejor. 5-0 al Levski, espectáculo y un grito de solidaridad que se oyó hasta en Suazilandia. [Joan Maria Batlle]

Artículos Relacionados

4 comentarios (por ahora) en “Los niños de Suazilandia”
  1. ayr29 13 Septiembre, 2006
  2. Reverendny 13 Septiembre, 2006
  3. Kinkanom 13 Septiembre, 2006
  4. Doctor Broms 13 Septiembre, 2006