Qué bueno es el Barça, qué malo es el Madrid (17)

¿Qué “columnista” de Sport ha vuelto a escribir hoy el mismo “artículo” de siempre?

Más contrastes entre Barça y Madrid que ilustran cómo un técnico como Rijkaard está instalado en la tranquilidad de saber cuál es el camino que debe seguir –camino perfectamente asumido por sus jugadores– y cómo Capello anda desesperado por encontrarlo. En este escenario, el holandés gestiona su plantilla, hace rotaciones, dosifica jugadores sin que nadie se queje. Para el italiano, en cambio, su problema no es rotar ni dosificar, tiene que cambiar jugadores por necesidad porque, como se vio en Lyon, el Madrid está atascado y necesita revulsivos. Rijkaard no necesita revulsivos porque su equipo ya funciona. En fin, no necesita cambiar de fórmula porque ya la tiene.

Sí, por supuesto. Es él.

Anteriores entregas [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16]

Artículos Relacionados

2 comentarios (por ahora) en “Qué bueno es el Barça, qué malo es el Madrid (17)”
  1. Salanova 17 Septiembre, 2006
  2. sanasarcas 18 Septiembre, 2006