Si no fuera por nosotros, todo sería podredumbre

El fútbol se tambalea. El cariño o el sentimentalismo por unos colores han pasado a mejor vida en la mayoría de los clubs. El todo vale es la consigna a seguir, con tal de lograr títulos o llenar las arcas a base de trampas, de millones de euros o de lo que haga falta. […] No hay escrúpulos para comprar árbitros, como aconteció en Italia. El conocido caso ‘Mogigate’ […] En Portugal, Oporto y Benfica aparecen ahora como más que sospechosos de hacer otro tanto y aún se recuerda cómo en Alemania un árbitro, Robert Hoyzer, salió a la palestra para confesar que él mismo adulteró más de un partido de la Bundesliga. En Bélgica son los propios futbolistas los que se ‘vendían’ al mejor postor y así se podría seguir… Ahora estalla en Inglaterra otro escándalo que muestra cómo los propios entrenadores cobraban comisiones bajo mano por fichar a determinados jugadores… aunque a su club no le hicieran ninguna falta. […] Otro capítulo aparte merecen los clubs que se gastan lo que no está en los escritos. No tienen ninguna importancia que el Chelsea sea capaz de perder 312 millones de euros en una temporada para sólo presumir de haber conquistado La Premier (cosa que no hacía desde hace 50 años) o para que su benefactor, su propietario, se cree a su alrededor una plataforma de respetabilidad. Menos mal que entre tanta pudredumbre aparece el Barça actual, un club solidario, que encima de no cobrar un céntimo por llevar publicidad en la camiseta, paga un millón y medio de euros al año por lucir UNICEF.

[José Luis Carazo, hazmerreír, en Sport]

Artículos Relacionados

(Sólo) un comentario en “Si no fuera por nosotros, todo sería podredumbre”
  1. Reverendny 21 Septiembre, 2006