Una lección de historia

Lejos de los llamados ‘territorios oficiales’ –léase palcos de campos de fútbol, platós televisivos o sedes de la RFEF, LFP o UEFA–, los encuentros entre los presidentes del FC Barcelona y del Real Madrid no han sido muy frecuentes en los últimos tiempos. Una de las citas que tuvo gran repercusión fue la del 6 de febrero de 1980 entre Josep Lluís Núñez y Luis de Carlos en el Palau de la Generalitat. Se avecinaba un Barça-Real Madrid de Liga en el Camp Nou (10 de febrero) y era el momento oportuno para restablecer unas relaciones que, como recuerda Josep Mussons en su libro ‘El Barça vist per dins’, “más que rotas, estaban hechas pedazos”. La llamada ‘paz de la Generalitat’ se firmó a raíz de unas declaraciones de Núñez en una reunión de la FEF: “Es imposible que en la ruleta siempre salga el número 36”, dijo, aludiendo a los favores arbitrales que siempre tenían al equipo blanco como destinatario. De Carlos, tras pedir una rectificación que no llegó, dejó la reunión. Poco después, con el presidente de la Generalitat de Catalunya, Josep Tarradellas, y el presidente de la FEF, Pablo Porta, como testigos, se firmó una paz que saltaría por los aires con motivo de más injusticias arbitrales. Fandos Hernández se ‘comió’ un penalty de libro de García Remón a Adjutori Serrat.

[David Salinas en Sport]

Artículos Relacionados

2 comentarios (por ahora) en “Una lección de historia”
  1. Reverendny 15 Septiembre, 2006
  2. Mamba Negra 16 Septiembre, 2006