Estamos contigo, Roni

Escribe hoy en As Fabián Ortiz que “dos actuaciones flojas [de Ronaldinho], en Bremen y Bilbao, han abierto un debate en torno a su preparación física”. Un debate que Sport no está dispuesto a permitir: “Que nadie dude de Ronaldinho”, publica hoy este “diario” en portada. Y el que cometa la osadía de dudar del brasileño comete “una estupidez” o “no tiene ni puñetera idea de fútbol”. Y punto.

Si a estas alturas alguien duda de Ronaldinho es que no tiene ni puñetera idea de fútbol o lo que es peor, tiene ganas de crear una polémica absurda. Una cosa es decir que el brasileño está en horas bajas como consecuencia de que no pudo realizar una pretemporada como mandan los cánones –recuerden que pasó de las vacaciones de Brasil a la gira americana- y otra muy distinta es asegurar que el Barca juega con diez. Que nadie se alarme, Ronnie es como un diesel, comienza a bajas revoluciones y da lo máximo cuando de verdad lo necesita el equipo. Criticarle ahora es una estupidez si tenemos en cuenta que son líderes y han logrado el mejor arranque de Liga de la ‘época Rijkaard’, sumando trece de quince puntos posibles, cinco más que la temporada pasada. Simplemente sucede que en este país hay mucha gente con mala leche y más en la capital donde los éxitos del Camp Nou saben a cuerno quemado. La lectura positiva de todo esto es que si ahora, jugando regular, van primeros cuando alcancen el rendimiento deseado se saldrán de la tabla. […] Su contribución al Barça actual es tan grande, que seríamos injustos si no entendiéramos que un futbolista no puede estar en su plenitud toda la temporada. Estamos con Ronaldinho ahora más que nunca, no sólo cuando gana el Balón de Oro, sino cuando necesita un poco de paciencia y tranquilidad. Estamos hartos de las malas lenguas que aseguran que su juego recuperará el tono normal cuando renueve contrato. Este no es el problema ni lo ha sido nunca. Tan sólo necesita recuperar su mejor condición física para volver a ser el mago del balón, la referencia del equipo. Ahora que vienen partidos importantes, no lo duden, resurgirá el mejor Ronaldinho, su poder mental es tan fuerte como su talento futbolístico. Lo que no se puede pedir a nadie es que siempre rinda al cien por cien, son hombres, no máquinas. [Josep Maria Casanovas]

Lo que para cualquier otro jugador sería una actuación regular o para cualquier mortal un mal día en la oficina, para el mejor jugador del mundo es motivo para generar un debate y para que miles (quien sabe si millones) de culés se pregunten qué le pasa a Ronaldinho. Y es que Ronaldinho, por primera vez desde que llegó a Barcelona ha encadenado dos partidos regulares, tirando a malos. Lo que podría ser asumible para cualquiera, para el astro brasileño es preocupante. […] Desde el seno del vestuario barcelonista se apela a la calma y se confía en la calidad del brasileño. Una cosa es que haya estado por debajo de su nivel habitual un par de partidos (que ninguno de los dos se ha perdido, por cierto) y otra cosa es que ahora se vaya a dudar de la calidad del mejor jugador del mundo. [Santi Giménez & David Salinas]

Regresando a As, Fabián Ortiz (quien, por cierto, dice que “no hay por qué dudar” de Ronaldinho), aprovecha para buscar el lado oscuro al tema, como es habitual en él.

Le cuesta arrancar a Ronaldinho, y el Barça acusa el golpe. Como si de un motor de combustión, un gasolero, se tratase, el brasileño se despereza de a poco. Hay quien dice que tiene carta blanca de Rijkaard y compañía para escaquearse de los entrenamientos (el mensaje oficial habitual ante sus ausencias es “se ha quedado trabajando en el gimnasio”) porque, después, un preparador físico personal se encarga de ponerle los pistones a punto y limpiarle el carburador. No hay por qué dudar, visto el estupendo rendimiento de sus tres temporadas precedentes en el equipo. Hay también quien asegura que, como buen brasileño, centró su preparación de la pasada campaña para llegar al Mundial con el motor en plenas condiciones, y ahora paga las consecuencias (además de las psicológicas, porque para algunos tarambanas parecía que Brasil había ganado la copa sin necesidad de jugarla). Y, por último, cobra cuerpo el rumor de que Ronaldinho está jugando con ayuda de una faja para paliar las molestias en la zona lumbar o abdominal (sin que nadie admita como cierto o desmienta tal asunto). Puestos a pensar mal, ¿por qué no recordar que el crack mediático y su hermano/representante han reclamado la tercera mejora de contrato en otros tantos años, sin que de momento el club haya respirado? ¿Y si resulta que Ronaldinho, como antes otros paisanos suyos, está reclamando cariño? ¿Y si esa fuese la clave para que vuelva a ser el de siempre?

PD-¿Alguien sabe qué significa “culmicación”?

Artículos Relacionados

6 comentarios (por ahora) en “Estamos contigo, Roni”
  1. elfutbolistaenmascarado 3 Octubre, 2006
  2. Louis 3 Octubre, 2006
  3. Doctor Broms 3 Octubre, 2006
  4. Jose David Lopez 3 Octubre, 2006
  5. JoseCR 4 Octubre, 2006
  6. McCarran 4 Octubre, 2006