Pague tres artículos y llévese uno

Rijkaard ha demostrado que es un señor y de Mourinho no podemos decir lo mismo. Al portugués le gusta calentar los partidos, tiene como una especie de trauma con el Barça porque considera que aquí no se le valoró y no desaprovecha ocasión para lanzar sus dardos envenenados. Después de tomarla con Messi hace un año diciendo que hacía teatro, ahora se burla de Gudjohnsen diciendo que ya ha aprendido a hacer lo mismo. Con este mal estilo, que no espere rositas en el Camp Nou. Con buen criterio Rijkaard se ha salido de su guión habitual, le ha plantado cara diciendo que “solo los perdedores se quejan” y ha ido más allá afirmando que “solo las mentes limitadas pueden pensar que el Barça gana con trampa”. Como pueden comprobar, también habrá duelo de banquillos. [Josep Maria Casanovas / Sport]

El orden y concentración serán la base para que Ronnie y Messi hagan daño. Mourinho sabe que la clave está ahí, por eso ayer inició su táctica de calentar el partido para desconcentrar, para hacer subir la sangre a la cabeza de los blaugrana, cuando necesitan tenerla fría y jugar de forma cerebral. Volvió con lo del teatro, dejó entrever que Gudjohnsen se ha apuntado a las trampas por lo del penalty ante el Recre. Ni caso. Rijkaard le dio en los morros: “Sólo los perdedores se quejan”. Bien Frank. [Josep Prats / Sport]

Mourinho, en definitiva, antes de iniciarse el sexto duelo, ya está jugando psicológicamente el partido. Presionando. Provocando. Tratando de poner nervioso al adversario sabedor de la ansiedad con la que el Camp Nou vive las citas de este calibre. Es su trabajo y lo hace como le conviene. Perversamente para que sus acciones pueden contemplarse como un plus de motivación que jamás podría ofrecer a los jugadores del Barcelona el admirable, pero siempre comedido, Frank Rijkaard. Pero, ojo, quizás tenga razón el holandés. Acaso, con sus insinuaciones, Mourinho no quiera motivar sino sólo desquiciar. Encabronar a los jugadores y al público del Camp Nou hasta conseguir que el Estadi se desviva en un ambiente de tensión que beneficiaría al aspirante y perjudicaría al campeón de Europa. En consecuencia, igual lo que le conviene al Barça es obviar las provocaciones del entrenador visitante y centrarse en el partido con el oficio que se le supone al equipo. Se trata de jugar concentrado, no enrabietado. Moviendo el balón con velocidad pero sin prisa. Con la tranquilidad que exige esta cita y con la calidad que tiene el Barça. Si lo hace así, ganará seguro. 11 contra 11 o, como otras veces, 11 contra 10. Da igual. Eso sólo le importa a Mourinho. [Miguel Rico / Sport]

Artículos Relacionados

5 comentarios (por ahora) en “Pague tres artículos y llévese uno”
  1. SirWinstonChurchill 31 Octubre, 2006
  2. McCarran 31 Octubre, 2006
  3. dieguitoalias 31 Octubre, 2006
  4. McCarran 31 Octubre, 2006
  5. dieguitoalias 31 Octubre, 2006