Patriota Jan

Luego dirá que el Barcelona, el club mediante el cual consiguió salir del anonimato de abogado barcelonés sin gran clientela, es un club “transversal”, “integrador” y “plural”. Pero en vez de predicar con el ejemplo, Joan Laporta, autodefinido “patriota catalán”, decide volver a meterse en política, como cada vez que le dan la oportunidad, para dejarse ver con los candidatos a la presidencia de Cataluña que a él le da la gana. El sábado metió la pata al reunirse con el convergente Artur Mas, por lo que ayer intentó rectificar, desayunando con el socialista José Montilla. En esta extraña manera de hacer patria de Laporta, en su pluralismo sui generis, se ha pasado la integración por el arco del triunfo. Porque se le ve el plumero al presidente culé, no sólo el de sus ya voraces apetencias políticas, sino también el de sus colores. Sus flirteos con la convergencia no son nuevos, pero sí lo es su descaro actual. ¿Qué pensarán de Laporta los culés votantes de otros partidos, con los que su presidente no se ha querido hacer la foto de campaña? Transversal, integrador y plural. Tal vez alguien se lo crea.

[Fabián Ortiz, el lado oscuro, en As]

La Libreta | Pobre Jan [1] [2]

Artículos Relacionados