Roncero se pone serio

Hasta Casillas parece fuera de sus ídem, contagiado por esa defensa que Capello prometía de hormigón armado pero vemos de plastilina. El blindaje es un burdo farol. Tampoco acepta este deterioro sangrante Raúl, ese león enjaulado al que el sábado le tocó la china de la suplencia con tal de que Emerson siga siendo la niña bonita (¡no se ofendan!) del Capellato. Raúl ha recuperado la chispa y está más motivado que nunca. Les cuento un secreto. El pasado martes acudió a la casa del raulólogo (Javi, el taxista de Alcobendas), se tomó un café con él y le regaló una camiseta firmada. Al chaval, emocionado, casi le da algo. Así deberían actuar todos los jugadores de la plantilla del Madrid. Este barco dejará de ser el Titanic si sus miembros viviesen por y para dignificar este escudo. Aquí hay mucho ego y la táctica militarista de Oficial y Caballero impuesta por Fabio no ha servido para nada. Todavía a algunos la noche les confunde. Aviso.

[Tomás Roncero, con la Olivetti, en As]

Artículos Relacionados

4 comentarios (por ahora) en “Roncero se pone serio”
  1. Ikke Leonhardt 16 Octubre, 2006
  2. Jon 16 Octubre, 2006
  3. Reverendny 16 Octubre, 2006
  4. SirWinstonChurchill 17 Octubre, 2006