Lo del Bremen no fue para tanto, y ahora toca echarse a dormir

El repetorio de elogios se empieza a quedar corto entre quienes consideran a Ronaldinho el mejor futbolista del mundo. El brasileño, aun cuando sigue sin hacer un partido completo, se las ingenia a menudo para dejar algún diamante que encandile a quienes con eso tienen suficiente. Ante el Werder Bremen (2-0), donde los mejores del Barça fueron Deco, Iniesta y Víctor Valdés, Ronaldinho perdió nada menos que diez veces el balón. Antes, sin embargo, había logrado abrir el marcador con un libre directo en el madrugó a los grandotes alemanes, encendió el partido y contribuyó decisivamente a que el Barça se metiera en los octavos de final de la Champions League. […] El acelerón de Ronaldinho continuará en el Mundialito de Clubes, que se disputa la semana que viene en Japón, y que dará paso a un deliberado bajón en el juego del brasileño, que se dosificará para reaparecer a tope en los octavos de la Champions League.

[Fabián Ortiz, el lado oscuro, en As]

Artículos Relacionados