Una joven rubia de bandera

A falta de espectáculo en el césped del Bernabéu, algunos directivos del Madrid hacen lo que pueden para que la gente, al menos la del palco, no se aburra. Uno de ellos es el singular Pedro Trapote, vocal a día de hoy (no por mucho tiempo), que tiene maravillados a sus compañeros de junta. Bueno, más que maravillar él, fue su última acompañante, una joven rubia de bandera, la que provocó la expectación generalizada. Algunos directivos se sintieron ofendidos y no digamos nada sus esposas. Las comparaciones son odiosas y más en aquel caso. La rubia, tan campante. Mucho más que eso. A sabiendas de los celos que provocaba en unos y otras, se exhibió todo lo que pudo. Así se las gastan las chicas de Trapote, a la sazón dueño de Pachá y Joy Eslava, dos de las más famosas discotecas de Madrid.

[Óscar Zárate, vaya basura, en Mundo Deportivo]

Artículos Relacionados