Del caballo de Florentino al burro de Calderón

[18-III-05] Un amigo le dice a otro: “Tengo un caballo que me va a comprar el periódico, me pone las zapatillas, me pasa el aspirador por casa, me sirve la comida…”. El amigo le dice: “Te lo compro”. Y se lo vende por 100 millones. A los dos días se encuentran en la calle y el comprador le dice: “Oye, tío, aquel caballo sólo hace que ensuciarme la casa. Sólo come y hace sus necesidades, ¡es un desastre!”. “Oye, oye, si sigues hablando así de él, no lo venderás nunca”, le recomienda el expropietario. Pues en ésas está Florentino, en quitarse de encima algunos galácticos que ya no corren. Ni saltan. Y, claro, no le queda otro remedio que elogiarlos. Y mucho. [Emilio Pérez de Rozas / El Periódico]

[19-I-07] Al Real Madrid de Don Ramón Calderón le está pasando lo mismo que al chiste del burro que, presumiblemente, hablaba. Se lo cuento, por si no lo saben. Un gitano vende por una millonada un burro, asegurando que habla. Al cabo de unos meses el comprador, indignado, se le acerca para echarle en cara que el burro en cuestión no articula ni una sola palabra. El gitano, más listo que el hambre, le espeta: cómo (sic) sigas hablando así del burro no lograrás venderlo en toda tu vida y al final lo tendrás que acabar regalando… [José Luis Carazo / Sport]

Artículos Relacionados

2 comentarios (por ahora) en “Del caballo de Florentino al burro de Calderón”
  1. Anonymous 19 enero, 2007
  2. Ikke Leonhardt 19 enero, 2007