Iker se ha chivado, Iker se ha chivado

Casillas cae bien. Eso le permite meterse en charcos que otros esquivan. De ahí que ayer hablara de alcohol en la rueda de prensa. Los futbolistas saben que la famosa historia de que algún jugador llegaba haciendo eses al vestuario y apestando no a perfume precisamente, se ha filtrado desde el propio club. Del mismo modo saben también cuáles son los jugadores que ejercen de confidentes de Fabio Capello y por ende del club. Como saben qué periodistas son los que reciben la filtración de turno para airearla. Aquí, Iker, nos conocemos todos. Y no hay que ser un lince para poner nombres a los chivatos y a los que se benefician de sus soplos. Esto ha salido porque ahora tocaba echar mierda sobre los jugadores.

[J. J. Santos, el pasado sábado, en As]

Artículos Relacionados