Más que nostalgia, obsesión

Fue la última vez que lloré. Y lo confieso orgulloso. 15 de febrero de 2005. El Bernabéu hervía como en los viejos tiempos, la gente se abrazaba antes de entrar al estadio como si estuvieran secuestrados por una locura colectiva y todos gritaban eufóricos: “Vamos a hacerlo. Les metemos 5-0 y se lo dedicamos a Juanito”. […] El Zaragoza asistió a la resurrección de Juanito, el último gran símbolo de este Madrid desnortado y alejado de la cultura de Don Santiago. Ahora sólo nos quedan Raúl, Casillas y dos pibitos con ganas de conocer al verdadero Madrid. El de aquella mágica noche de febrero…

[Tomás Roncero, illa illa illa, en As]

Artículos Relacionados

4 comentarios (por ahora) en “Más que nostalgia, obsesión”
  1. Anonymous 14 enero, 2007
  2. Ikke Leonhardt 15 enero, 2007
  3. JoseCR 15 enero, 2007
  4. Anonymous 16 enero, 2007