Payasos y borrachos

Para maquillar el asunto, el Real Madrid habla ahora de manera oficial de una pequeña lesión del futbolista brasileño. Todo es un gran farsa. Ronaldo, el rey de la noche y el amigo de los bares de solteros, no se comporta como un gran profesional, ni dentro ni fuera de los terrenos de juego. [J. A. Martínez / Sport]

El peso de Ronaldo aumentó hasta los 96 kilos cuando, a finales de agosto, regresó de Brasil para ponerse a las órdenes de un Capello que ya estaba con la mosca tras la oreja. El italiano no entendía que Ronaldo se pasara varias semanas en su país, disfrutando de los placeres de la vida y frecuentando bares de solteros. [José Luis Carazo / Sport]

Tras la derrota ante el Deportivo, la alarma roja saltó en la ‘Casa Blanca’. Se rompieron todos los códigos del vestuario, filtrando desde dentro del club todos los trapos sucios para desviar la atención o quizás para que el socio y la afición supiera cómo se comportan ciertas figuras. Hace unos días hablé con uno de mis confidentes, muy afín al entorno de Capello, y me explicaba frases como que “el vestuario está totalmente dividido”. O mucho peores como la que le dijo uno de sus más allegados al entrenador hace cuatro días: “Fabio esto se te va de las manos. El vestuario huele a alcohol, hay que tener más mano dura y echar a más de uno a la calle”. [José Luis Carazo / Sport]

Artículos Relacionados

9 comentarios (por ahora) en “Payasos y borrachos”
  1. dieguitoalias 14 enero, 2007
  2. Arnau 14 enero, 2007
  3. Capitán Fórceps 14 enero, 2007
  4. JoseCR 14 enero, 2007
  5. Anonymous 15 enero, 2007
  6. Anonymous 16 enero, 2007
  7. JoseCR 16 enero, 2007
  8. Anonymous 17 enero, 2007
  9. JoseCR 17 enero, 2007