Ronaldinho, bajo sospecha

Ronaldinho tampoco es intocable. La monstruosa trituradora que el Camp Nou ha representado en su medio siglo de historia para los cracks de todas las épocas decidió el domingo, ante el colista, que no le valen ni balones dorados, ni premios de la FIFA, ni fama global ni historiales gloriosos. Ronaldinho llega herido a Sevilla, a este envite aplazado con el Betis, después de haber oído los primeros silbidos de su corta estancia en el Barcelona. Así que lo de esta noche tiene el sabor de una reválida para el brasileño. Por suerte para él, los vericuetos del calendario han querido que el Barça juegue lejos de casa, donde la presión será menor. Pero cada acción de Ronaldinho será observada con lupa, diseccionada y analizada con la exigencia de un perito por parte de la parroquia culé, insatisfecha con el liderato del equipo, demandante de un juego más florido.

[Fabián Ortiz, el lado oscuro, en As]

Artículos Relacionados

5 comentarios (por ahora) en “Ronaldinho, bajo sospecha”
  1. Anonymous 24 enero, 2007
  2. Anonymous 24 enero, 2007
  3. Louis 24 enero, 2007
  4. Anonymous 24 enero, 2007
  5. Anonymous 24 enero, 2007