Un oportunismo que da risa

Hasta el pasado martes, la carrera de Julio Baptista en el Madrid había sido para Sport “otro negocio ruinoso de Florentino Pérez” y “una sombra de lo que fue” en Sevilla. Según este mismo diario, “aceptar la tentadora oferta capitalina” fue “un patinazo”.

Desde el martes, día en que Baptista le marcó cuatro goles al Liverpool, resulta que dejar escapar a Baptista (que, por cierto, está cedido y aún está por ver que el Arsenal se lo quede) es un error garrafal.

Pese a que Baptista ha tardado en ponerse las pilas –su entrenador, Arsene Wenger, le llegó a plantear un ultimátum estas pasadas Navidades–, el brasileño sale claramente como ganador en la comparación entre ambos [Baptista y Reyes]. A Fabio Capello, principal responsable del intercambio ya que no confiaba en el brasileño, le falló su olfato, para enojo de los dirigentes madridistas.

La Libreta | Con nombres y apellidos
La Libreta | Paquete y ruinoso

4 comentarios (por ahora) en “Un oportunismo que da risa”
  1. Anonymous 11 enero, 2007
  2. Javier 11 enero, 2007
  3. Doctor Broms 11 enero, 2007
  4. dieguitoalias 11 enero, 2007